• Jorge Núñez

Frida Kahlo impacta en Europa


Se conmemora el 107 aniversario de su natalicio

Frida Kahlo impacta en Europa: 260 mil visitas en la

Scuderie de La Quirinale • El mercado de arte no se explica cómo llegó a ser la pintora más cotizada en América Latina: Laura González Matute • Su legado más grande como ser humano, mujer y artista, es la obra que dejó en México y el mundo: Josefina García Frida, la primera retrospectiva de la artista mexicana en Italia que se exhibe en el Museo de la Scuderie de La Quirinale, abierta el pasado 18 de marzo y compuesta por 160 piezas, ha sido visitada hasta este fin de semana por 260 mil personas. Frida Kahlo es un referente de México en cualquier parte del mundo por su legado pictórico basado en su vida y su contribución para que el arte mexicano sea considerado dentro de las grandes galerías internacionales. Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, quien nació en Coyoacán, Ciudad de México, el 6 de julio de 1907, decía que pintaba su realidad por necesidad, expresando a través del arte pictórico sus fantasías y sentimientos por medio de un vocabulario propio. Representó la relación con su esposo el pintor Diego Rivera, sus enfermedades consecuencias de un trágico accidente, la incapacidad de tener hijos, su filosofía de la naturaleza y sus dolores físicos.

La historiada de arte Laura González Matute comentó que Frida Kahlo fue una mujer muy sensible debido a sus diversos problemas físicos y enfermedades, los cuales tornó a su pintura, en un autoconocimiento, al tiempo que fue al fondo de sus raíces mexicanas. “Siempre que uno observa sus pinturas hay una reflexión, cuestionamientos, los espectadores ven de una manera muy especial su vida y lo mexicano, pero no como la corriente nacionalista clásica donde se habla de los grandes mártires revolucionarios, como Zapata, Madero y Pino Suárez, como lo hicieron en general los muralistas”. La investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) abundó que Frida Kahlo mostró en sus obras un México milenario con todas sus creencias, mitos y ritos, así como una colorida y espléndida muestra de frutas, flores y vegetación. “Esos elementos impactan mucho en el mundo europeo, porque allá no tienen esta maravillosa naturaleza que se brinda en México”, destacó. En su opinión, la pintura de Kahlo es sui generis, auténtica, sin concesiones, completamente autobiográfica. “En sus autorretratos muestra una forma de realismo mágico, su pintura va hacia lo inconsciente y hace alusiones a las raíces de lo mexicano, su familia, vida, infancia, padres, nana y su compenetración con Diego Rivera”. Agregó que el legado que Frida Kahlo dejó en el arte mexicano es muy importante y trascedente, sobre todo porque es una de las maneras en las que México tiene presencia en el ámbito internacional. “Muestra un nacionalismo que trasciende los límites del localismo mexicano, aunque en el mercado de arte no se explica cómo es que llegó a ser la pintora más cotizada en América Latina”. Frida Kahlo, expresó Laura González Matute, fue una pintora latinoamericana que impactó e impacta con su obra. “Se volvió un ícono en la plástica contemporánea de lo que viene a ser la presencia

de una pintora mujer en el arte del siglo XX”, apuntó. Por su parte, Josefina García, directora de Colecciones y Servicios Educativos del Museo Dolores Olmedo, comentó que la obra de Frida Kahlo se relaciona con lo “muy mexicano”, en la que también se puede ver la femineidad. “Con sus pinturas se observa que fue una artista que aunque no tuvo una formación académica y profesional, sí tiene un gran valor estético y artístico; aprendió muy bien a plasmar lo que veía, uno puede ver claramente la firmeza de sus trazos, la calidad de su pincelada, la meticulosidad. Creo que su legado más grande como ser humano, mujer y artista, es la obra que dejó en México y el mundo”. Compartió que en su experiencia son muchas las reacciones que ha observado en el público que visita la obra de Frida Kahlo. “Muchos tienen una pasión o admiración por la parte artística, técnica y cultural que se refleja en su obra; también hay personas que se conmueven con su vida de sufrimientos y los pasajes de dolor en su vida, que es lo que más se refleja en sus pinturas, tal vez eso es lo que más atrae a la gente. “Frida, dijo, causa reacciones contrarias, hay gente que es fanática de su trabajo y otra a quien para nada es su artista favorita. Esos son los sentimientos que genera en los visitantes, a la vez que atrae al público internacional”.

A pesar que se ha escrito mucho de ella, sobre su vida, su psicología, su obra y se ha tratado de interpretar el contenido simbólico en sus pinturas, pareciera que todavía hay temas que no se han abordado sobre ella y justo es lo que se ha tratado de presentar en las diferentes curadurías y proyectos museográficos donde se puede ver su obra, agregó Josefina García.

“Frida era un personaje, en su vida se observa una gran pasión ante todo, era extremosa, creativa, amaba y odiaba; se ha convertido en una bandera e icono de lo mexicano; a pesar de las limitaciones que ella pudo haber tenido, tomó la decisión de convertirse en pintora y jamás dejó esa labor”. En su opinión Frida Kahlo es la embajadora de la cultura mexicana, pues actualmente es la única artista que está “en la mente de todos y se vincula con México”, aseveró. En su oportunidad, la historiadora de arte Gilda Cárdenas destacó diferentes aspectos que presenta la obra de Frida Kahlo, como la identidad y la mexicanidad con las que conjugó un mosaico de cultura y de ideologías, las cuales confluyeron en la propuesta personal de la pintora. “Su obra es principalmente autobiográfica, en ella cualquier persona tiene puntos de comunicación, identidad y reflexión ante la vida misma; la temática de su vida confluye entre la muerte y asocia un concepto dualista que se ve a lo largo de su obra en una propuesta de opuestos: lo femenino y lo masculino, lo nacional y lo internacional, lo biográfico y lo público”. Destacó que Kahlo alude al concepto mágico, mítico y universal de lo mesoamericano, pues en algunas de sus piezas la numerología está presente, ciertos iconos de la cultura mexica, así como la tehuana, herencia de su madre. La académica de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM agregó que también confluye en la obra pictórica de Kahlo el dolor físico, lo femenino y el erotismo. “El público puede tener diferentes lecturas de la obra de Frida Kahlo que no se queda nada más en el dolor morboso de un cuerpo mutilado, sino que trasciende a través de

la muerte y la vida misma”.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic