• Jorge Núñez

Diabluras navideñas rompe con la premisa de las pastorelas


En el Centro Nacional de las Artes

Diabluras navideñas rompe con la premisa de las pastorelas

tradicionales donde el bien gana y el mal pierde

• El espectáculo forma parte de la programación del Segundo

Festival Luces de Invierno organizado por el Conaculta

• La obra tendrá una función más este domingo 21 de

diciembre a las 12:00 horas en la Plaza de las Artes

¿Hasta dónde decir la verdad es siempre lo correcto? ¿Es malo no

seguir las reglas? ¿Todo lo mal siempre está mal? Estos son algunos

de los dilemas que plantea la puesta Diabluras navideñas, una

“antipastorela” de cabaret para niñas y niños, la cual se presentó el

mediodía de este sábado 20 de diciembre en la Plaza de las Artes del

Centro Nacional de las Artes (Cenart).

El espectáculo forma parte de la programación del Segundo

Festival Luces de Invierno organizado por el Consejo Nacional para la

Cultura y las Artes que concluirá el domingo 21 de diciembre luego de

ofrecer más de 500 actividades gratuitas en diversas sedes del país.

Escrita y dirigida por Andrés Carreño, quien además da vida a

Lucio Fernando, mejor conocido como Lucy Fer, la puesta en escena

se sirve de la pastorela clásica para reinterpretarla y cuestiona si el

bueno siempre es virtuoso y benévolo, y si el malo todo el tiempo es el

villano y el peor de todos.

Por lo tanto, se rompe con las tradicionales pastorelas, donde

el bien gana y el mal pierde, e invita a los espectadores a tomar una

postura cuando alguno de los personajes tiene que decidir.

En la historia, Ángela, mejor conocida como Angelita y Lucio

Fernando, a quien de cariño le dicen Lucy Fer, esperan el nacimiento

de un nuevo niño en la colonia que al parecer traerá la salvación al

barrio.

Ambos se encontrarán con Joselito, el pastor, quien intentará

llegar hasta Ecatepec para conocer al salvador, por lo que viajará en

Metro en un viejo caballo de palo y cruzará de colonia en colonia con

la ayuda de un iPad con GPS integrado.

El público es testigo del periplo del joven que por momentos

entra en conflicto sobre lo que debe hacer, pues descubre que decir la

verdad puede traer consecuencias positivas, pero también negativas.

También se da cuenta que confiar en extraños depende de la

situación a enfrentarse y que no existe una persona buena que nos

salve de adversidades, sino que es en conjunto con otras personas

como se puede colaborar para ayudar a los demás.

En el relato repleto de humor y referencias a las redes sociales,

la música se convierte en un elemento fundamental y es interpretada

en vivo por un simpático burro, quien también se vuelve narrador y por

momentos conciencia de los personajes.

Diabluras navideñas está a cargo de la compañía Cabaret

Misterio especializada en crear obras de cabaret para niños con

mensajes sobre el respeto y defensa de la diversidad de género,

contra el bullying y en defensa de los derechos de los niños y niñas.

La obra tendrá una función más este domingo 21 de diciembre

a las 12:00 horas en la Plaza de las Artes del Centro Nacional de las

Artes, Río Churubusco 79, esquina calzada de Tlalpan, cerca de la

estación del Metro General Anaya. La entrada es libre.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic