• Jorge Núñez

Inaugura Sebastian su exposición Enigmática


En la Galería Hispánica Contemporánea del D. F.

• La muestra reúne una veintena de esculturas en mediano

y pequeño formato que el artista ha creado desde el 2000

hasta la fecha

• Entre las piezas se cuentan reproducciones de sus obras

monumentales, así como cinco nuevas esferas cuánticas

que se exhibe por primera vez

El escultor Sebastian inauguró este miércoles 18 de febrero su

exposición Enigmática en la Galería Hispánica Contemporánea de la

Ciudad de México, se trata de una muestra integrada por 20 esculturas

en pequeño y mediano formatos que muestran algunas de las obras

que el artista ha realizado desde el año 2000 hasta el 2014.

Algunas obras son reproducciones en pequeño formato

de sus esculturas monumentales como La puerta del Sol que

está en Chihuahua; Coyote en ayuno en Nezahualcóyotl, Águila

Bicentenario que se ubica en Ciudad Victoria, Tamaulipas; Pez vela en

Manzanillo, Colima; o Quijote una escultura que alcanza los 13 metros

de altura, y que su encuentra en Alcalá de Henares en España.

Pero también se incluyen cinco esferas cuánticas que no

se habían exhibido al público y que forman parte del proyecto

escultórico en el cual el artista se ha obsesionado en los últimos años

adentrándose en teorías de física, matemáticas y cuántica, con la

intención de hacer piezas que logren producir en el espectador un

efecto poético o un suspiro, como contó el artista en conferencia de

prensa previa a la inauguración.

Acompañado de Ángel y Miguel de las Heras Revilla,

encargados de esta galería que tiene sede también en España,

Sebastian expresó que su trabajo es tremendamente geométrico y

profundamente abstracto, pero que también busca intencionalmente

que cada pieza se haga concreta al evocar una figuración con la que

quiere hablar de un pez vela, de un coyote, un Quijote o de una flor.

“Las mismas formas, los mismos volúmenes y sus proporciones

me hacen que yo evoque una figuración y que diga: Quijote, esto

con la idea de que las piezas monumentales tengan la carga de esa

imagen. Por ejemplo, el Coyote lo hice a partir de un razonamiento

cubista, pero eso no quiere decir que yo sea cubista, solamente es

una evocación y una solución que me ayudé a hacer ese animal,

en donde también está presente mi tradición mexicana con un

carácter prehispánico y las imágenes de este animal en nuestros

ancestros, pasando por los perros que hizo Tamayo, y sin dejar de ser

profundamente geométrico para que sea un Sebastian”.

Y agregó: “mi lenguaje es el de un escultor, y hago mis piezas

con mi propio idioma, como los poetas crean sus versos con palabras,

para mí la geometría es la que me ayuda a hace un código en el que

están el volumen, la forma, la dimensión, el espacio y hasta el color”.

Ángel y Miguel de las Heras Revilla habían planeado con

Sebastian esta exposición hace un año, y contaron que se hizo posible

gracias a la amistad que el escultor mantiene con su padre desde

hace más de 30 años, debido al interés del artista por coleccionar

libros antiguos e incunables. La galería hispánica encuentra sus

antecedentes en la editorial Hispánica de Bibliofilia con una trayectoria

de más de 30 años dedicada a los libros de arte en México y el

mundo.

“Fuimos a su estudio y junto con él, en complicidad, escogimos

las obras. La idea fue mostrar el trabajo de un escultor consagrado

que cuenta con un prestigio a nivel mundial, con esculturas

monumentales en México, otras regiones del mundo, y en particular

en España. Conocíamos sus esculturas en hierro y nos mostró lo

que hace también con el bronce y otros materiales. Así decidimos

que fueran piezas en pequeño y mediano formatos de obras que ya

son iconos urbanos, pero también nuevas creaciones de sus esferas

cuánticas. La idea es hacer la obra de este escultor monumental

accesible al público y al coleccionista que visite la exposición”.

Sebastian, cuyo nombre es Enrique Carbajal (Camargo,

Chihuahua, 1947) cuenta en su haber con más de un centenar de

obras monumentales repartidas en gran parte del territorio nacional y

el mundo, en países como España, Japón y Estados Unidos. Con casi

medio siglo de trayectoria, este prolijo artista se ha desenvuelto en

exposiciones individuales en países como: Alemania, Bélgica, Brasil,

Colombia, España, Holanda, Suecia, Noruega, Irlanda, Portugal, Italia,

Finlandia, Japón, Egipto y Francia, entre otros.

Sobre su trabajo para crear las cuánticas, Sebastian explicó

que desde los años setenta y ochenta en que hizo casi intuitivamente

algunas esferas y las esculturas transformables, se ha sumergido

en el mundo de las matemáticas, la biología molecular, la teoría de

las cuerdas, las geometrías no euclidianas y la física, para crear

desde soluciones científicas a sus esferas cuánticas. Esto lo ha

llevado a tener asombrosos diálogos con matemáticos como el doctor

José Miguel Yacamán, físico y especializado en el campo de la

nanotecnología, o con especialistas de la NASA (National Aeronautic

and Space Administration -Administración para la Aeronáitica y el

Espacio) con quien mantiene intercambios en sus descubrimientos.

“Comprender el espacio no sólo en el que vivo, sino el espacio exterior

y el microespacio es ahora mi principal interés para descifrar enigmas

y hacerlos entendibles en esculturas que los espectadores puedan

ver, tocar y recorrer desde distintas miradas. De ahí el título de esta

exposición”.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic