• Jorge Núñez

Ceremonias wixaritari inspiran composición para música de cámara


Con apoyo del PECDA

 El becario jalisciense Sergio Emilio Parra trabaja en una

obra descriptiva de la festividad de Semana Santa

 A partir de los elementos sonoros que percibió en la

celebración huichol desarrolla su proyecto

El becario jalisciense Sergio Emilio Parra Aguilera trabaja en la

creación de una obra para música de cámara inspirada en las

ceremonias de Semana Santa de la cultura wixaritari, comúnmente

conocidos como huicholes, que será una pieza descriptiva a partir de

la cual desarrolla su creatividad musical.

Debido al apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y al

Desarrollo Artístico (PECDA) del Consejo Nacional para la Cultura y

las Artes, el joven músico pudo adentrarse en esa festividad religiosa

en la comunidad de San Andrés Cohamiata, llamada TateiKie en

huichol, que significa la Tierra de nuestra madre, la cual se encuentra

internada en la sierra, en el municipio jalisciense de Mezquitic, en los

límites con Nayarit.

En entrevista con el Conaculta, Sergio Emilio Parra comentó que

los huicholes son una cultura poco explorada en el ámbito compositivo

y aunque son muy conocidos por su trabajo gráfico, sobre todo con la

chaquira, la música juega un papel importante en su cosmovisión.

Con la beca del PECDA, dijo, tuvo la oportunidad de pasar

Semana Santa en esa comunidad huichol para vivir y experimentar la

festividad, donde se dio cuenta que “todo tiene un significado, una

simbología, es una cultura muy profunda que vale mucho la pena

explorar y siento que la música es un recurso importante para acercar

a las personas a esa cosmovisión que tienen los huicholes”.

Por ello se ha dado a la tarea de componer una obra descriptiva

sobre las ceremonias de la cultura wixaritari, que contendrá ocho

mosaicos sonoros para ser interpretados por una orquesta de cámara:

dos violines, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, oboe, clarinete,

fagot, corno francés y percusiones, serán los instrumentos que darán

vida a la pieza.

El joven estudiante de piano de la Universidad de Guadalajara

destacó que si bien los huicholes son afines a la música popular

mexicana, como la banda, su música ritual es interesante, sobre todo

los cantos chamánicos, los cuales tienen un gran potencial para ser

utilizados en las obras que planea escribir.

Y es que, comentó, “además de la connotación ritual, tienen

giros melódicos cautivadores, siempre se acompañan de armonías

que aunque parecen sencillas, en conjunto hacen una politonalidad

apasionante, como no son músicos ‘educados’, cada uno mientras

acompaña al chamán lo hace según le indica su oído. Aun dentro de

este acompañamiento muy simple, muy sencillo, crean armonías muy

cautivador, porque no siempre van en conjunto y no siempre hacen

exactamente lo mismo todos, cosas que quizá sean involuntarias, pero

que resultan atrayentes para cualquier músico”.

Por otro lado, precisó que Semana Santa tiene un cariz especial

entre los huicholes; si bien fueron evangelizados, la festividad tiene

una dualidad especial, ya que los rituales wixaritari se empatan con las

ceremonias católicas. Así, el Viernes santo los huicholes festejan la

noche de Beia, una ceremonia donde se reúnen distintas comunidades

para alabar a la Luna.

En su proyecto del PECDA, Sergio Emilio Parra Aguilera

compondrá música descriptiva al utilizar los elementos sonoros que

pudo percibir y sentir, y a partir de ellos desarrolla su creatividad,

como alguien ajeno a esa cultura, pues no se trata de transcribir el

ritual.

“Si bien utilizo muchos elementos que escuché allá, me enfoco

en captar la atención del oyente, ese aspecto de crear una atmósfera

muy propia de allá, de la sierra, de cómo escuchas todo tiempo el

viento, esos aforismos que van y vienen de las guitaras, de los

violines, de montones de cosas, es una obra muy descriptiva que

plasma mi visión y mi experiencia allá en esos días”.

El compositor, quien tiene 21 años de edad, indicó que la obra

tendrá una duración de 30 minutos y estará conformada por ocho

mosaicos instrumentales de alrededor de cuatro minutos, cada uno de

los cuales mostrará “siempre algo nuevo, distinto, fresco, para que

haya un hilo conductor”.

La obra iniciará con una introducción y tendrá cuadros como La

danza del peyote, La ceremonia del sueño de los santos, El viacrucis,

La noche de beia, El sacrificio, un ritual impactante realizado después

de la noche de beia, cuando al amanecer se sacrifican de 20 a 30

animales frente a la capilla, para terminar con La fiesta de san Andrés,

que es la celebración de su patrono después del sábado de Gloria,

con el que levantan el luto de la Semana Santa.

Pero además de escribir la obra, Parra Aguilera planea

presentarla en un recital. “Esa es la idea, para que al final del periodo

de beca se haya presentado la obra, esté la partitura y haya una

grabación del resultado final. Se trata de aprovechar al máximo el

apoyo para tener algo concreto, no quedarme con la música en el

papel, llevarla al foro y tener una grabación; como compositor es

importante tener pruebas de lo que uno escribe”.

En este sentido, aseguró que es una oportunidad que aun siendo

estudiante haya obtenido el apoyo del PECDA para estar en

condiciones de desarrollar este proyecto musical.

“Estoy agradecido por la confianza que se depositó en mí, por

supuesto que siento que el proyecto está bien respaldado, con un plan

de trabajo metódico que presente al PECDA y en la cuestión

etnomusicológica me asesoré muy bien”.AGB


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic