• Jorge Núñez

La soledad y la fuerza de la amistad, temas que explora Si tan solo solitario estuviera en casa


Texto del dramaturgo Finegan Kruckemeyer

 La obra iniciará temporada este sábado 26 de noviembre en

la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque

¿Qué sucede con esos niños que se quedan solos porque sus papás

se tienen que ir a trabajar? ¿Qué pasa con aquellos a los que les

cuesta trabajo relacionarse con los demás?, son algunas de las

preguntas que surgen de la historia de dos infantes en la obra Si tan

solo solitario estuviera en casa, que se presenta a partir de este

sábado 26 de noviembre en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro

Cultural del Bosque.

El texto escrito por el dramaturgo originario de Tazmania,

Finegan Kruckemeyer, aborda la historia de Solitario, un niño que ante

la ausencia de su familia vive encerrado en su casa hasta que aparece

Penny, una amiga que lo ayudará a descubrir las cosas que ama de la

vida.

De acuerdo con la directora de la puesta, Sandra Rosales, la

dramaturgia destaca por su sensibilidad poética y complejidad

narrativa en la que los niños se hacen héroes y resuelven sus

conflictos sin necesidad de que los adultos les digan qué hacer.

Con diálogos en tercera persona, el montaje representa un reto

para los actores Mariana Moyers y Bruno Benítez, quienes dan vida a

18 protagonistas, entre títeres, animales y habitantes del pueblo.

El público será testigo de múltiples acciones, juegos, cambios de

espacios en la ficción y cambios internos de los personajes que

mostrarán sus sentimientos.

“Ha sido un proceso de jugar mucho. Soy maestra de kínder así

que me imagino a mis alumnos ahí sentados, recuerdo sus reacciones

y pienso que estoy hablando con ellos”, dijo Mariana Moyers.

Por su parte, Bruno Benítez aseguró que con la intención de

transmitir ideas concretas se ha preocupado más por sentir las

emociones por las que transita el protagonista.

Sandra Rosales consideró que más que un mensaje, se trata de

ofrecer una experiencia artística a los niños, en la cual se les propone

una escenografía con colores llamativos, la presencia de objetos y

elementos repletos de estambre, canciones y un trabajo físico y de

expresión corporal por parte de los actores.

La obra es una muestra de la forma en que el teatro para niños

ha evolucionado, al tocar temas como la muerte, la pérdida o, como en

este caso, la soledad.

“A veces como adulto uno quiere evadir ciertos temas y

protegerlos; quieres que no lloren, que no se caigan y no sufran. Sin

embargo, van a llorar, se van a caer y tal vez un amigo le dé la

espalda, lo cual puede ser terrible para ellos, entonces se trata de

mostrar la complejidad humana hacia los niños al preguntarse cosas y

hablar de lo importante de la vida”.

Si tan solo solitario estuviera en casa se presentará del 26 de

noviembre al 18 de diciembre con funciones los sábados y domingos a

las 13:00 horas en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del

Bosque. Localidades: $80; con 50 por ciento de descuento a maestros,

estudiantes y personas afiliadas al Inapam.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic