• Jorge Núñez

El Munal abre sus puertas a La Buona Ventura de Caravaggio


A partir del 22 de febrero

 La muestra dedicada al legendario pintor italiano se complementa con 16 pinturas de colecciones nacionales y una instalación El óleo sobre tela La Buona Ventura creado en 1596 por el pintor italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610), es la joya de la corona dentro de la exposición Caravaggio. Una obra, un legado que podrá visitarse en el Museo Nacional del Arte a partir de este viernes 22 de febrero. La muestra se complementa con 16 obras de colecciones nacionales y la instalación sensorial Caravaggio Experience. Se divide en tres núcleos temáticos: De Italia a México: el legado de Caravaggio, Las innovaciones estéticas: naturalismo, tenebrismo, teatralidad; y La Buenaventura.

El Caravaggio original proveniente del Musei Capitolini de Italia, explica el co curador de la exposición Abraham Villavicencio, es una obra en la que están presentes las soluciones plásticas del pintor.

En el cuadro se aprecia a dos jóvenes del siglo XVI, una gitana y un caballero adolescente. Ella ataviada con un turbante y manto anudado al hombro práctica la quiromancia al hombre, acto que consiste en leer las líneas de la mano. “El tema de la pintura es precisamente que bajo pretexto de leer las líneas de la mano y darle los augurios de su futuro a este hombre joven, la gitana aprovecha el instante para robarle el anillo que lleva en la mano derecha”, explica el curador en recorrido a medios. Mencionó que la pintura tiene la singularidad de realizarse sobre otra pintura, pues debajo existe una madonna que originalmente tenía un formato vertical. Dijo que Caravaggio re utilizó esta tela haciéndola en formato apaisado y le aplicó arena

de río para poder lograr la adherencia de los pigmentos de la capa pictórica sobre la otra pintura. “Es un cuadro muy colorista que responde a la tradición veneciana. No tuvo boceto previo y los colores ocres Caravaggio los dejó a la vista. Asimismo, guarda distintos enigmas que han ido poco a poco saliendo, por ejemplo, algunos arrepentimientos que el pintor tuvo, como la capa negra que se alcanza a ver salía por la cadera del hombre joven”. Villavicencio agregó que una pincelada de amarillo de Nápoles fue con lo que Caravaggio creó la ilusión del anillo que se encuentra escondido en el juego de las manos de las dos parejas. “Es una pintura donde Caravaggio aplica directamente el color”. El colaborador del Munal abundó en que la pintura ha sido interpretada de diferentes maneras por historiadores de arte. “Lo que se puede constatar en la pintura es que hay una crítica a la figura masculina que cae seducida ante una mirada coqueta y que cayendo en el engaño de una falsa ilusión amorosa es víctima de robo”, puntualizó. La Buona ventura es la segunda pieza original de Caravaggio exhibida en México, teniendo como antecedente la exhibición de El laudista (ca. 1596), que alojó el Museo de Arte Moderno, en el año 1976. Las 16 obras que complementan la muestra Caravaggio. Una obra, un legado, pertenecen a las colecciones del Munal, el Museo Nacional de San Carlos y el Museo Franz Mayer. Algunas de ellas son: La incredulidad de santo Tomás, de Sebastián López de Arteaga; Magdalena penitente, de Francisco de Zurbarán; Seis apóstoles, de Baltasar de Echave Rioja; y San Bartolomé, de Felipe Santiago Gutiérrez. Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), comentó que la exposición muestra la influencia de Caravaggio en la pintura europea y novohispana mediante la exhibición de la obra La Buona Ventura, una de las obras para comprender el desarrollo inicial del pintor y una de sus características particulares: el trabajo del claroscuro.

A la par de la exposición estará Caravaggio Experience, una instalación sensorial de 48 minutos de duración, que permitirá explorar 57 de las pinturas del artista lombardo mediante el uso de recursos digitales. Sobre esta herramienta, Lidia Camacho la calificó como una experiencia única en el mundo que dará un panorama de la importancia del pintor tanto en México como en Europa, ya que por un lado se exhibe una obra significativa y por otro se ofrece una experiencia inmersiva con la que se muestran al espectador obras de Caravaggio de forma vivencial y cercana. Marco Marica, agregado cultural de la embajada de Italia en México, señaló que la instalación se divide en cuatro capítulos: la luz, la teatralidad, el naturalismo y la violencia, y que comunica de forma creativa el arte del pasado utilizando la tecnología de hoy y las gráficas del arte contemporáneo. La exposición Caravaggio. Una obra, un legado, podrá visitarla el público en general del 23 de febrero al 20 de mayo, mientras que la instalación podrá disfrutarse hasta el 1 de julio. La inauguración será el jueves 22 de febrero a las 19:30 horas, para lo cual se repartieron boletos de acceso. El Museo Nacional de Arte se localiza en la Calle de Tacuba No. 8, Centro Histórica. Entrada general $65. Domingos, entrada libre.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic