• Jorge Núñez

Emilio Sacristan Rock desarrolla estimulador magnético para tratamiento del infarto cerebral


Premio Nacional de Ciencias 2017

 Anunció que el dispositivo ya se encuentra en pruebas clínicas en Estados Unidos y México  Ofrecerá una charla este miércoles 23 de mayo en el Palacio de Bellas Artes El galardonado con el Premio Nacional de Ciencias 2017 en el campo de Tecnología, Innovación y Diseño, Emilio Sacristan Rock, quien fuera el creador de un corazón artificial universal, ahora desarrolla un estimulador magnético que ayudará a reducir el daño durante un infarto cerebral. El profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa desde 1995, destacó que probablemente, este dispositivo será su mayor contribución, pues es “la cosa más innovadora que he hecho, es un sistema con una idea muy radical y por lo mismo nos ha costado muchísimo trabajo, ha sido muy difícil sacarlo adelante, porque mucha gente no nos creía al principio que esto se podía hacer y que iba a funcionar”.

Desde 2012 trabaja en este proyecto, del cual actualmente se realizan pruebas clínicas en tres hospitales en Ohio, Estados Unidos, gracias a los fondos de investigación otorgados por el gobierno de ese país, así como en México, en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. “Es una tecnología que sirve como un tratamiento de emergencia en las primeras horas de un accidente cerebrovascular, en particular para infarto cerebral, aunque en México lo estamos probando para otra condición similar, el vasoespasmo, que es otro problema que se da”.

De hecho, dijo, “ya tenemos la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) para empezar a vender el primer aparato para uso en pacientes en terapia intensiva para vasoespasmo y estamos ahora haciendo las pruebas clínicas para la segunda aplicación, que sería infarto cerebral”. Sacristan Rock precisó que este sistema usa antenas magnéticas enfocadas al nervio facial, las cuales a través de pulsos activan el sistema autónomo que regula la apertura y clausura de las arterias cerebrales que regulan el flujo sanguíneo en el cerebro. “Y justamente estamos aprovechando ese sistema para inducir que se vasodilaten las arterias y restauren el flujo. Podemos duplicar el flujo sanguíneo al cerebro y esto puede ser crítico en las primeras horas de un infarto cerebral, restaurando mucho del flujo y reduciendo mucho el tamaño del infarto y del daño cerebral, lo que pasa con un infarto cerebral es que se tapa una arteria y entonces una parte del cerebro se muere”. Adicionalmente, se trata de un tratamiento no invasivo, que se puede dar de emergencia en pacientes en cuanto se ven los primeros síntomas de un infarto que en aproximadamente ocho horas produce daños irreversibles en el cerebro y “si el diagnóstico está mal, no pasa nada” ya que no genera daño al paciente. “Creemos que va a tener un impacto enorme”, señaló el investigador quien consideró que podrá utilizarse como una especie de desfibrilador automático en casos de emergencia, “pero nos faltan muchos años para eso, primero tenemos que probarlo en hospitales” para que luego se generalice su uso en ambulancias y en atenciones de primera respuesta. A la fecha, apuntó, en el desarrollo de este estimulador magnético se han invertido más de 8 millones de dólares. “Desafortunadamente en México hubo muchos recortes y este año no nos aprobaron ningún fondo de investigación y estamos un poco detenidos”. Sin embargo, advirtió que sigue trabajando muy fuerte para conseguir inversionistas que apuesten por este desarrollo y así demostrar que en México sí se puede hacer innovación en salud, campo al que Sacristan Rock ha dedicado los últimos 25 años.

El galardonado con el Premio Nacional de Ciencias 2017 impartirá este 23 de mayo una charla en el Palacio de Bellas Artes donde hablará de lo que ha aprendido en estos 25 años en el tema de innovación, pues dijo, no es suficiente inventar la tecnología “y tenerla en tu laboratorio, lo difícil es provocar el cambio en el sector salud, llegar al punto donde de verdad se esté usando por los hospitales y los médicos”. Precisó que en el campo de la salud siempre hay una resistencia al cambio, el médico típico no quiere andar experimentado con sus pacientes y para convencerse tiene que haber mucha evidencia, muy sólida y lamentablemente, los estudios en hospitales, con pacientes, son extremadamente caros. Pese a ello, Sacristán Rock advirtió que la investigación biomédica en México ha crecido mucho en los últimos años y ya hay más interés en la innovación sobre todo en la salud, un campo fértil donde hay muchas aplicaciones y muy interesantes. A la par del trabajo y el desarrollo de dispositivos, se ha intensificado la creación de empresas que es el mecanismo normal para conseguir inversión y la transferencia de tecnología, para que finalmente los inventos lleguen al mercado. Todos estos temas los abordará Emilio Sacristan en la charla que, enmarcada en el ciclo Encuentro con los Premios Nacionales, se llevará a cabo este miércoles 23 de mayo en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en punto de las 19:00 horas.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic