• Jorge Núñez

Dan cuerpo y voz al espíritu de Juana de Arco


En el Palacio de Bellas Artes

 Pieza multidisciplinaria en un acto que evoca, entre la locura y la consciencia, las gestas heroicas de la libertadora francesa “Una vida es todo lo que tenemos y la vivimos como creemos que debemos vivirla. Sacrificar lo que uno es y vivir sin fe es un destino más terrible que morir”: Juana de Arco (1412-1431). Con la magistral puesta en escena, se evocó el espíritu guerrero de una de las mujeres más rebeldes y admirables de la historia, en un espectáculo multidisciplinario centrado en el lenguaje corporal, el canto y la actuación, todo ello acompañado por la música del italiano, Giuseppe Verdi, y del polaco, Krzystof Penderecki. La noche de este martes, en el máximo recinto cultural del país continuó con la Temporada de Danza 2018 del Instituto Nacional de Bellas Artes, con el montaje Juana de Arco o la posibilidad de ser, presentado por la compañía Realizando Ideas, fundada y dirigida por la bailarina y coreógrafa, Jessica Sandoval, cuyos proyectos han sido merecedores de distintas becas y apoyos, como el programa Rutas Escénicas del Fonca.

El estreno de la puesta, la primera que su creadora lleva al Palacio de Bellas Artes, fue protagonizado por la bailarina mexicana Andreas Rivas y la artista escénica ecuatoriana, Gabriela Rosero, quienes representaron a Juana y a Las voces de Juana, respectivamente, en lo que fue una guerra interna de la heroína francesa, entre la locura y la cordura. Con la participación de la soprano Rebeca de Rueda, la dramaturgia de Aurora Cano se convirtió en un espectáculo contemporáneo en el que distintas disciplinas artísticas se encontraron en una pieza de gran teatralidad, para

transmitir a los espectadores la tenacidad, fuerza y valentía que tuvo la también llamada Doncella de Orleans para guiar a los ejércitos franceses hacia la victoria. La presentación comenzó en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes con la aparición de las protagonistas, quienes desde distintos palcos incitaban a la lucha a un pueblo, representado por los actores y bailarines Ana Paulina Esparza, Ximena Marván, Susana Mayen, Arturo Serrano y Antonio Soria, que con vítores animaban a la lucha… a defender su patria. En el escenario El rey, encarnado por Raúl Mendoza, se presentó herido y sin fuerza, mientras que sonidos ambientales e incidentales crearon las atmósferas que transportaron al público a la Francia del siglo XV donde, durante la Guerra de los 100 años, el pueblo fue invadido y hundido en la miseria por los ingleses debido a una rivalidad entre ambos reinos. Destacó la escenografía a cargo de Fernando Feres: un aro colgante de tela blanca que hacía lo mismo de cielo y suelo, como de velo para los artistas, quienes con movimientos precisos en una danza tan articulada, que por momentos llegaba a lo marcial, mostraron el sufrimiento y el despertar del pueblo oprimido, mientras quien los guiaba se debatía entre la salud y la esquizofrenia. Los personajes, hicieron de toda la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes su escenario, sorprendiendo a los asistentes con repentinas intervenciones desde distintos espacios. El Rey, en un principio moribundo y quejoso, finalmente fue coronado por Juana de Arco, en lo que fue también un cuestionamiento hacia la figura del gobernante, que luego de haber sido ungido por su pueblo, sigue nuevamente su camino, dando la espalda a sus salvadores, quienes cayeron uno a uno sobre el escenario. Desde su creación en 2006, la compañía creativa autogestiva, Realizando Ideas, se ha dedicado a producir, promover y difundir las diferentes manifestaciones de las artes escénicas contemporáneas, principalmente el teatro y la danza, y es responsable del Centro Cultural X: Espacio de Arte, y del teatro Alternativa Escénica. Su fundadora, egresada de la Escuela de Danza Contemporánea del Sistema Nacional Para la Enseñanza Profesional del INBA, también realizó estudios y

residencias en la escuela Martha Graham School of Contemporary Dance, en Nueva York, con la compañía brasileña de danza Quasar y en la Maison de la Danse en París, Francia. Ganadora del primer lugar del Premio de Coreografía INBA-UAM en el 2003, Sandoval es también productora y promotora cultural, campo en el que sido merecedora de becas, premios y apoyos a la producción artística de parte de instituciones como la UNAM, el INBA, el Cenart, la UNESCO, la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Cultura, Iberescena y el Gobierno Federal, a través del Presupuesto de Egresos de la Federación.


0 vistas
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic