• Jorge Núñez

Exposición De San Pedro a Francisco supera los 100 mil visitantes en el Antiguo Colegio de San Ildef


Abierta hasta el 28 de octubre

 La magna muestra se integra de 180 piezas provenientes de la Colecciones Vaticanas y nacionales  Ofrece un recorrido por 2 mil años de historia, desde los tiempos romanos y el Circo de Nerón, a la construcción de la Basílica Vaticana La exposición De San Pedro a Francisco. Dos mil años de arte e historia, integrada por 180 piezas provenientes de las Colecciones Vaticanas así como de otras colecciones, superó este fin de semana los 100 mil visitantes en el Antiguo Colegio de San Ildefonso. La muestra, inaugurada el 19 de junio por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto; la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, y el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto, entre otros funcionarios, exhibe obras como la Anunciación, de Marcello Venusti, cuadro que contó con la intervención de Miguel Ángel Buonarroti; el relicario de Santa Elena, madre de Constantino; La Virgen de los Frari, de Tiziano Vecellio. La exposición ha sido visitada por público de diversas edades, niños, jóvenes, adultos, y adultos mayores de la Ciudad de México y de estados como Guanajuato, Coahuila, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Tabasco, Nuevo León, Jalisco, y Puebla. El arquitecto José Enrique Ortiz Lanz, miembro de la Comisión Museológica y Museográfica de la muestra, expresó que el éxito de ésta se centra en la calidad de la colección presentada desde un enfoque histórico y novedoso, teniendo como hilo conductor la historia de la iglesia.

“El Vaticano generalmente se ha pensado como un tema evangélico o en todo caso artístico. En ninguna parte del mundo se había presentado una exposición de corte histórico que explicara cómo este sitio en Roma se fue convirtiendo en uno de los emblemas más importantes de la cultura del mundo que concentra en 44 hectáreas un gran número de obras de arte, conocimiento y sabiduría acumulado a lo largo de 2 mil años”. José Enrique Ortiz Lanz refirió que la muestra no está enfocada para un determinado público ya que se propuso fuera visitada y disfrutada por cualquier persona sin sentirse obligada a un pensamiento o violentada en su manejo de tema espiritual. “En ningún momento hay manejo doctrinal, lo cual ha ahecho que sea una exposición abierta y muy visitada por niños, jóvenes, adultos y adultos mayores; creo que a todos les está diciendo algo porque realmente es un tema cercano con un enfoque novedoso”. La realización de este montaje, apuntó Ortiz Lanz, fue un esfuerzo extraordinario. “Es un evento que puede suceder una vez cada dos generaciones por lo que es una oportunidad única que el público en general no debe dejar pasar para ver una gran colección e historia de un santuario habitado apenas por 800 personas”. Para Bertha Cea Echenique, coordinadora ejecutiva del Mandato del Antiguo Colegio de San Ildefonso, la temática de la exposición atrae a todo tipo de público, lo que hace una diferencia con la exposición Tesoros artísticos del Vaticano, expuesta en 1993 en el recinto ubicado en Justo Sierra 16, Centro Histórico. “Hablar desde el siglo I al XXI se dice fácil pero no lo es, tratar de abordar la historia del cristianismo en todo este tiempo es algo interesante que se ha logrado gracias a las instancias vaticanas que fueron muy generosas de prestarnos obra. Fue un trabajo curatorial y complejo de cuatro años para ilustrar lo que ha sucedido en este tiempo de manera clara para los públicos de México”. Detalló que algunos de los espectadores que han acudido a ver la exhibición se acercan por la parte histórica, otros por la artística y unos más por la cuestión religiosa.

“Creo que la mezcla de arte e historia es lo que ha hecho que esta exposición sea interesante tanto para adultos como para jóvenes, gente de la Ciudad de México, y de los estados de la República, el tener visitantes de todo el país demuestra el interés que hay por venir a ver esta exposición”, dijo Bertha Cea Echenique Destacó la asistencia de familias completas a la muestra, sobre todo los fines de semana, “viene desde la abuelita, tenemos personas que ya ha adquirido sus boletos para los próximos meses”, informó. Otro de los elementos que atraído al público al recinto museístico, agregó Bertha Cea Echenique, son las actividades paralelas, como conferencias, conciertos, talleres, y un ciclo de cine. “Esta oferta demuestra lo amplio de esta exposición y cómo se puede ver desde distintos puntos de vista”. Sobre la dinámica de registro para asistir a la exposición, la funcionaria dijo, permite se tenga un recorrido más ordenado. “El público llega minutos antes de su hora de acceso y van ingresando cada 10 minutos, el máximo de personas por horario es de 60. “Las personas disfrutan de la exposición, muchos recorren completa la muestra y al final se quedan a mirar un video, hay quienes leen todas las cédulas, algunas personas vienen con expertos o conocedores del tema”, describió la coordinadora ejecutiva del Mandato del Antiguo Colegio de San Ildefonso. De San Pedro a Francisco. Dos mil años de arte e historia, está dividida en seis apartados: Introducción. Vaticano: de San Pedro a Francisco; Los fundamentos de la Iglesia: la sangre de los mártires; Una Iglesia milenaria: del siglo IV al XV; La Iglesia en tiempos modernos; La Iglesia contemporánea; y La Iglesia, una sucesión apostólica. Se distribuye en dos niveles del Antiguo Colegio de San Ildefonso, en un total de nueve salas con más de mil 650 metros cuadrados. Se complementa con elementos de apoyo museográfico como: infografías, videos, animaciones, audios de ambiente e interactivos. Destaca la exhibición de 12 obras provenientes de la Pinacoteca Vaticana y de la Sacristía de la Basílica de San Juan de Letrán, entre las que se encuentran: San Mateo y el ángel, de Guido Reni; Incredulidad de Santo Tomás, de Guercino;

Caridad, de Rafael Sanzio; Retrato de joven, de Gian Lorenzo Bernini; La Virgen de los Frari, de Tiziano Vecellio; y Anunciación, de Marcello Venusti, obra que contó con la intervención de Miguel Ángel Buonarroti y que fue restaurada para su presentación en México. Como parte fundamental de la propuesta museológica de la exposición se contempló la inclusión de todos los públicos, con la elaboración de videos en lenguaje de señas, cédulas en Braille y reproducciones hápticas o táctiles de algunas obras de arte para el visitantes débiles visuales. La exposición Vaticano: de San Pedro a Francisco continuará abierta al público en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, hasta el 28 de octubre.


11 views
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic