• Jorge Núñez

Analizarán la trayectoria de los intelectuales revolucionarios Pedro de Alba y Diego Arenas


 Participan las historiadoras Evelia Trejo Estrada y Araceli Martínez

La trayectoria de los intelectuales Pedro de Alba y Diego Arenas Guzmán será analizada dentro del ciclo conmemorativo por los 65 años del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), en una conferencia en la que participarán las historiadoras Evelia Trejo Estrada y Araceli Martínez Arroyo. La cita es el próximo miércoles 22 de agosto a las 18 horas en Francisco I. Madero, no. 1 en el centro de San Ángel, en la ciudad de México. De Alba y Arenas Guzmán formaron parte del Patronato del INEHRM, convocado a la creación del Instituto por el historiador Salvador Azuela en 1953. Otros intelectuales que participaron, y que son recordados en el ciclo de conferencias, fueron Luis Cabrera, Francisco L. Urquizo, Jesús Romero Flores y Antonio Díaz Soto y Gama.

Diego Arenas Guzmán se unió a la Revolución Maderista cuando tenía 19 años. Estuvo preso, junto con otros maderistas, en la cárcel de Belén. Al triunfo de Madero, fue uno de los primeros en alertar sobre los peligros de mantener la estructura del viejo ejército porfirista y publicó en 1912 el texto El porqué del conflicto. Tras el golpe de Estado contra Huerta, se sumó al constitucionalismo y asistió a la firma de los Tratados de Teoloyucan, en los que se pactó la rendición de la Ciudad de México a los revolucionarios en 1914. Desarrolló una carrera periodística como columnista de El Universal entre 1932 y 1953, y director del Diario Oficial de 1947 a 1956 y del periódico El Nacional de 1956 a 1952. Fue autor de dos textos clásicos sobre la Revolución: Del maderismo a los Tratados de Teoloyucan y Radiografía del Cuartelazo, 1912-1913. Pedro de Alba nació en San Juan de Los Lagos, Jalisco en 1887. Realizó estudios en Aguascalientes, en donde estableció amistad con el poeta Ramón López Velarde, el escrito Enrique Fernández Ledezma, el pintor Saturnino Herrán y el filósofo Rafael Sánchez. Se graduó como médico cirujano en la Escuela Médico

Militar y durante la Revolución estuvo destinado a Zacatecas, Torreón y Veracruz. Fue diputado y senador de la República. Destacó por su labor educativa. Fue director de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional en 1927 y tuvo a su cargo la reorganización de la Escuela Nacional Preparatoria, tras la huelga de 1929 que obtuvo la autonomía universitaria. En 1933 participó en la creación de la Universidad de Nuevo León, convirtiéndose en el primer rector, con carácter de interino. Fue subdirector de la Unión Panamericana (Actual OEA), embajador en Chile y representante de México ante la UNESCO.


3 views
  • Twitter Classic
  • Facebook Classic