• Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags
Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Pedro Páramo, la mejor novela de todos los tiempos: Carlos Fuentes

May 17, 2014

Juan Rulfo, un clásico mexicano de la literatura universal

 

   Jun Rulfo /Cortesìa Agencia N22

• Su obra literaria no cesa de editarse en español y un número creciente de idiomas, que

se acerca al medio centenar

• Este 16 de mayo se cumplen 97 años del nacimiento del escritor que alcanzó la fama mundial con los libros El Llano en llamas y Pedro Páramo

           Recién había llegado Gabriel García Márquez a México, en 1961,

cuando su gran amigo Álvaro Mutis entró a su casa con un paquete de

libros. Separó del montón el más pequeño y corto, y muerto de risa le

dijo: “Lea esa vaina, carajo, para que aprenda”; era Pedro Páramo, del

escritor mexicano Juan Rulfo. Durante los dos días siguientes Gabriel

García Márquez no dejó de leer éste y el libro de cuentos del autor

jalisciense El llano en llamas.

        Así contó el propio García Márquez su descubrimiento de Juan

Rulfo, un hallazgo que le provocó una conmoción tan importante como

cuando en su juventud leyó La metamorfosis, de Franz Kafka. “Al

día siguiente leí El Llano en llamas y el asombro permaneció intacto;

mucho después, en la antesala de un consultorio, encontré una revista

médica con otra obra maestra desbalagada: La herencia de Matilde

Arcángel; el resto de aquel año no pude leer a ningún otro autor,

porque todos me parecían menores”.


           En el contexto del cincuentenario de la primera edición

de El Llano en llamas, en 2003, Gabriel García Márquez hizo una

remembranza en la que dijo que la obra de Juan Rulfo le dio el camino

que buscaba para continuar con sus libros. “Por eso me era imposible

escribir sobre él, sin que todo esto pareciera sobre mí mismo; ahora

quiero decir, también, que he vuelto a releerlo completo para escribir

estas breves nostalgias y que he vuelto a ser la víctima inocente del

mismo asombro de la primera vez; no son más de 300 páginas, pero

son casi tantas y creo que tan perdurables como las que conocemos

de Sófocles”.

La anécdota es sólo un ejemplo del reconocimiento internacional

que alcanzó el escritor jalisciense nacido el 16 de mayo de 1917,

quien ciertamente sólo publicó dos obras: el libro de cuentos El

Llano en llamas (1953) y la novela Pedro Páramo (1955), además de

contados textos como guiones de cine, cuentos breves y reseñas, pero

suficientes para colocarlo como un clásico mexicano en la literatura

universal.

 La obra de Juan Rulfo ha sido ampliamente difundida

internacionalmente con cerca de 50 traducciones a idiomas como

inglés, francés, alemán, portugués, holandés e italiano, pero también

al serbocroata, ucraniano, griego, chino, japonés, turco, hebreo, lapón

y árabe, por mencionar sólo algunos.

 Sobre su trabajo se han expresado destacados autores como

Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Carlos

Fuentes y José María Arguedas, entre otros. También los críticos

Emmanuel Carballo, Carlos Blanco Aguinaga, Emir Rodríguez

Monegal, Hugo Rodríguez Alcalá, Joseph Sommers, Günter Grass,

Elias Canetti, Tahar Ben Jelloun, Susan Sontag, Kenzaburo Oé, Urs

Widmer y Gao Xingjian, entre otros.

Al hablar de su novela La región más transparente, Carlos

Fuentes manifestó que a mitad del siglo XX, básicamente la novelística mexicana

era sobre el campo y la Revolución. “Me di cuenta de que esta novelística había llegado

a su cima con el insuperable Pedro Páramo de Juan Rulfo, que es la mejor novela

mexicana de todos los tiempos. No era posible ir más allá en la temática que había

empleado Rulfo”.

       La autora Susan Sontag, en el prólogo que hizo en 1994 para

la edición inglesa de Pedro Páramo, traducida por Margaret Sayers

Peden, escribió: “Con las oraciones iniciales de Pedro Páramo de

Juan Rulfo, nos sabemos en manos de un narrador magistral”.

Encuestas hechas en México, España, Alemania, Noruega

y otros sitios ubican siempre los títulos de Juan Rulfo en un lugar

prominente la literatura universal. Sus lectores en las más diversas

lenguas se renuevan continuamente y las nuevas traducciones no

cesan de aparecer. Juan Rulfo es el escritor mexicano más leído y

estudiado en su país y en el extranjero.

Juan Rulfo sufrió la temprana muerte de su padre cuando tenía

seis años de edad, y de su madre cuatro años después, lo cual obligó

a sus familiares a inscribirlo en un internado en Guadalajara. Algunos

acostumbran destacar su temprana orfandad como determinante en

su vocación artística, sin embargo, durante sus años en San Gabriel

entró en contacto con la biblioteca de un cura, depositada en la

casa familiar, y recordará siempre estas lecturas, esenciales en su

formación literaria.

 Al no poder inscribirse en la Universidad de Guadalajara por una

huelga, en 1934 se trasladó a la Ciudad de México. La imposibilidad

de revalidar los estudios hechos en Jalisco tampoco le permitió

ingresar a la Universidad Nacional, pero asistió como oyente a los

cursos de historia del arte de la Facultad de Filosofía y Letras.

           Trabajó como agente de inmigración en la Secretaría de

Gobernación. A partir de 1938 empezó a viajar por algunas regiones

del país en comisiones de servicio y publicó sus cuentos más

relevantes en revistas dos literarias: América y Pan. Publicó sus

fotografías por primera vez en América, en 1949, pero fue a finales de

la década de 1930 cuando se inició como escritor y fotógrafo, aunque

pocos sabían de esto.

 En 1952 obtuvo la primera de dos becas consecutivas (1952-

1953 y 1953-1954) que le otorgó el Centro Mexicano de Escritores,

fundado por la estadounidense Margaret Shedd, quien fue sin duda la

persona determinante para que Rulfo publicara en 1953 El Llano en

llamas y, en 1955, Pedro Páramo.

 Diversos estudiosos se han ocupado de la obra de Juan Rulfo.

En el año 2003, con motivo de los 50 años de la publicación de El

Llano en llamas, apareció Noticias sobre Juan Rulfo, del reconocido

especialista en Rulfo Alberto Vital. En 2005, a raíz del 50 aniversario

de la aparición de Pedro Páramo, se publicó La recepción inicial de

Pedro Páramo, de Jorge Zepeda, quien se consagró con este título

como uno de los estudiosos más competentes de la obra de Juan

Rulfo.

En 2006, para recordar el 20 aniversario luctuoso de Rulfo, se

publicó Tríptico para Juan Rulfo: poesía, fotografía, crítica, coordinado

por Víctor Jiménez, Alberto Vital y Jorge Zepeda, donde diversos

autores abordan los temas del subtítulo en relación con su obra.

Contiene ensayos sobre la fotografía de Rulfo por Carlos González

Boixo, Daniele De Luigi y Lon Pearson. Éste último autor presenta

la exposición de 1960, recuperada gracias a su testimonio, y se

reproducen las 23 fotografías que la integraron. Igualmente se hace

en este libro una edición facsimilar del encarte que apareció en 1949

en la revista América con once fotografías de Rulfo, las primeras que

alguna vez publicara.

       En 2008 apareció Retales, compilación de 17 textos de otros

autores que Rulfo había propuesto a los lectores de la revista El

Cuento.

En 2010 se presentó Juan Rulfo: otras miradas, obra de 500

páginas coordinada por Víctor Jiménez, Julio Moguel y Jorge Zepeda,

en la que se reúnen opiniones sobre la obra de Juan Rulfo de autores

extranjeros de primera importancia, como Gabriel García Márquez,

Jorge Luis Borges, Susan Sontag, Tahar Ben Jelloun, Urs Widmer,

Gao Xingjian, Kenzaburo Oé y otros, así como una serie de ensayos

sobre el tema de la traducción de esa obra a los más diversos idiomas.

Otra de las pasiones de Juan Rulfo fue la fotografía. Publicó su

trabajo fotográfico por primera vez en 1949, en la revista América.

En 1960 expuso en Guadalajara una pequeña colección de sus

fotos, pero fue la exposición de 1980, en el Palacio de Bellas Artes,

la que abrió al público más amplio el conocimiento de esta parte de

su creación; desde entonces, el interés por el fotógrafo Juan Rulfo

no ha cesado de incrementarse y con él las exposiciones y los libros

dedicados a sus imágenes.

En 2001 apareció México: Juan Rulfo fotógrafo, libro-catálogo

de la exposición del mismo nombre, traducido ya al inglés, francés,

italiano y alemán. La exposición se ha presentado en España, Italia,

Francia, Grecia, Brasil, Argentina, Perú, Estados Unidos, Marruecos,

Portugal, México y Colombia. En 2002 apareció el libro Juan Rulfo,

letras e imágenes, con textos suyos sobre la historia y la arquitectura

de México y una selección de sus fotografías de edificios mexicanos

de diversas épocas. A principios de 2006 se presentó el libro de

pequeño formato Juan Rulfo, fotógrafo, con una selección de fotos y

estudio preliminar de Andrew Dempsey.


     En 2009 se publicó otro libro de pequeño formato, Juan Rulfo:

Oaxaca, con 50 imágenes tomadas por Rulfo en la década de 1950.

La selección de las fotos estuvo a cargo de Andrew Dempsey y

Francisco Toledo. La última publicación de gran formato sobre las

fotografías de Rulfo apareció en octubre de 2010 y lleva el título

de 100 fotografías de Juan Rulfo. La selección de las imágenes fue

hecha por Andrew Dempsey y Daniele De Luigi.

Las fotografías de Juan Rulfo se han exhibido en los principales

museos y galerías de México, y en el extranjero en países como

Francia, Estados Unidos, China, Rusia, Grecia, España, Bélgica,

Austria, Reino Unido, Brasil y Alemania, entre otros. Fuente/ CONACULTA

Please reload

  • Twitter Classic
  • Facebook Classic