• Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags
Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Niños de México y Guatemala refrendaron su identidad con cantos y sones tradicionales

En el Teatro Junchavín de Comitán, Chiapas

 

 

 

 Miembros del Ensamble Comunitario de Percusiones y el

Coro Comunitario en Movimiento Bilingüe Binacional Maya-

Chuj ofrecieron el concierto

 Los 90 niños de Tziscao, Chiapas, y de Guaxacaná,

Guatemala, forman parte del proyecto

 

Comitán de Domínguez, Chis.- Con cantos y sones tradicionales niños

de México y Guatemala revelaron cómo los lazos ancestrales de la

comunidad maya–chuj sobrepasa las líneas fronterizas que los divide,

durante la presentación del Ensamble Comunitario de Percusión y el

Coro Comunitario Bilingüe Binacional Maya–Chuj, efectuada en el

Teatro Junchavín de esta localidad.

 

 

Borrar las líneas fronterizas entre una comunidad hermana,

como la maya–chuj, ha sido una labor que ha implicado meses de

diálogo y trabajo, expresó Eduardo García Barrios, coordinador del

Sistema Nacional de Fomento Musical de la Secretaría de Cultura del

Gobierno de la República, antes de iniciar el concierto.

 

”Hemos trabajado arduamente de la mano de las autoridades

comunitarias, de las locales, estatales y federales, así como con

docentes y padres de familia. Es así como hoy se muestra que la

magia de la música refrenda los lazos fraternales de dos pueblos, en

este caso Tziscao, en Chiapas, y Guaxacaná, en Guatemala”.

 

Recordó que este proyecto inició su gestación hace tres años, en

el marco de una reunión intergubernamental del programa de

cooperación multilateral Iberorquestas Juveniles de la Secretaría

General de Iberoamérica, donde planteó la idea de reunir una vez al

año a músicos de México y Guatemala, con el fin de ofrecer conciertos

que sirvan al intercambio musical y cultural. 

 

“El SNFM como miembro activo de dicho programa de

cooperación iberoamericano y como titular de la Unidad Técnica de

ésta, decidió redireccionar el proyecto, con el propósito de abarcar

varias aristas, como incentivar la práctica musical orquestal y coral en

grupo; el rescate de la música y lenguas tradicionales, así como la

revaloración de la identidad comunitarias, inscritas dentro del

programa México Cultura para la Armonía, del cual se desprende el

Movimiento Nacional de Agrupaciones Musicales

Comunitarias –lanzado en noviembre de 2014− y Voces en

Movimiento, que ya arrancó en varios estados del país”.

 

En este sentido, García Barrios enfatizó que el SNFM decidió

crear un ensamble de percusiones y un coro en movimiento, porque

“la tradición dicta que la marimba fundamentalmente es el instrumento

mediante el cual los pueblos de Chiapas y Guatemala se han

expresado a través del tiempo; en la música coral está la palabra y

ésta es de vital importancia cuando los relatos e historias que narran

se hacen en la lengua originaria”, por ello los maestros de ambos

ensambles se han enfocado a montar obras tradicionales para

ponderen la identidad de la comunidad maya–chuj, cuya lengua casi

no se práctica.

 

Sones originarios como Sal negra (alusiva al mineral “curativo”

que se haya en las minas de San Matero Ixtatán, municipio del

departamento guatemalteco de Huehuetenango), Camino a San

Cristóbal, Son de María, El indito de Comitán, El sapo, La placita de la

cruz, Ojalá que llueva café  y Comitán de las flores, entre otros, fueron

interpretados por los miembros del Ensamble Comunitario de

Percusión y el Coro Comunitario Bilingüe Binacional Maya–Chuj,

quienes cautivaron a los asistentes, quienes emocionados aplaudieron

cada intervención y enjugaron alguna que otra lágrima cada vez que el

sonido del palo de lluvia, marimbas, ocarinas, batería, cajitas chinas,

panderos y güiros, se conjuntaron con decenas de voces chiapanecas

y guatemaltecas.

Con la voz entrecortada, Juana Paiz Pérez, madre de dos niños

de Guaxacaná, dijo estar “muy contenta” –con un español menos

fluido que cuando habla la lengua chuj.

“Venimos de una aldea llamada Guaxacaná, en Guatemala…

Mis niños están cantando bonito, ellos aún no aprenden la percusión,

es un gran esfuerzo para ellos, porque no tenemos dinero para los

instrumentos… pero ya estamos viendo con las autoridades que nos

den un lugar donde puedan ensayar y tocar. Queremos agradecerle a

los mexicanos esta ayuda, este momento de alegría para nuestros

niños. Verlos contentos sólo es para agradecerse”.

Por su parte, Silvia Hernández, madre de Rafael, percusionistas

del ensamble, dijo estar orgullosa de su pequeño, quien ocupa sus

tardes en estudiar música. “Antes sólo se la pasaba en el campo,

jugando o sin hacer algo. Aquí además de tocar, aprendió a fabricar

sus propios instrumentos. Hizo un tambor con una cubeta de plástico,

su baquetas con dos palos, hoy toca muy bonito la marimba”.

Sobre la oportunidad de desarrollo que brinda este proyecto

musical del SNFM, comentó que es muy importante, pues revalora

elementos de su comunidad que prácticamente ya se perdieron. “Mis

abuelos sí hablaban la lengua chuj, aquí en Tziscao muy poco lo

hablan, por decir que casi nadie. Nosotros y nuestros niños

aprendemos con estas canciones, los niños de Guaxacaná hablan

más que nosotros”.

                                                                                    

Por su parte, Daysi, niña chiapaneca de 10 años, dijo que en el

coro hace lo que siempre desea: bailar y cantar. “Conocer a más niños

me gusta, pero más moverme en el escenario y cantar, cantar fuerte,

con todo mi corazón”.

La realización de este proyecto no se podría lograr sin el trabajo

de los docentes: Carlos Arturo Tapia, maestro de los dos coros

comunitarios; Cyntia Ortiz, maestra de expresión corporal; y César

Esquivel, maestro del ensamble de percusión.

Al respecto, César Esquivel, quien también es músico egresado

de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, expresó: Tengo

poco más de año y medio con ellos; es gratificante ver cómo se

involucran día a día. Nos costó trabajo a todos porque no tenían

instrumentos. Lo resolvimos al fabricar nuestras propias percusiones

con material reciclado (cubetas, palos, madera, etcétera), hicimos

tambores y palos de lluvia, concluyó.  

Eduardo García Barrios, titular del Sistema Nacional de Fomento

Musical (SNFM); Gretchen Barneond, directora de Formación Artística

de la Dirección General de Artes del Ministerio de Cultura y Deportes

de Guatemala; Percy Gerardo Ralda, cónsul de Guatemala en

Comitán; Mario Antonio Guillén Domínguez, presidente municipal de

Comitán; Mario Rigoberto Zúñiga representante del Instituto de

Migración, y Rudy Gordillo, presidente municipal de Nentón, del

Departamento de Huehuetenango, estuvieron en el concierto.

CBMR

Please reload

  • Twitter Classic
  • Facebook Classic