• Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Follow Us

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Search By Tags
Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

El paraíso del camaleón, crónica de la nostalgia y la ruptura de los afectos personales

January 30, 2016

Inician actividades escénicas en el Cenart

 

 La obra, bajo la dirección de Ignacio Escárcega, es un

estreno del Colectivo Escénico el Arce

 

 

Teniendo como marco el México de 1988, en el momento de los

comicios federales, la obra de teatro El paraíso del camaleón se

cuestiona qué es más importante: los ideales o ser feliz.   

 

 

Con el estreno de esta puesta del Colectivo Escénico el Arce,

dirigida por Ignacio Escárcega, con dramaturgia de Alberto Castillo, la

cual ofrecerá funciones del 4 de febrero al 6 de marzo en el Foro de

las Artes, inicia el programa anual de actividades artísticas en el

Centro Nacional de las Artes (Cenart).

 

En conferencia de prensa, Ignacio Escárcega, miembro del

Sistema Nacional de Creadores del Fonca, expuso que la obra tuvo su

origen al surgir la necesidad de indagar en la escena el recuerdo y las

amistades que se desgastan con el tiempo.

 

“Aquí se plantea cómo amistades y parejas entran en conflicto

con el universo de las ideas, tomando en cuenta un momento que para

mi generación fue significativo, como lo fue el fraude electoral de 1988.

 

“El espectáculo quiere ser una aportación para enriquecer el

estudio de la sociedad mexicana contemporánea, toda vez que recrea

un momento medular para la conformación de movimientos

ciudadanos que dieron la batalla por un país más plural y

participativo”, explicó el también traductor.

El paraíso del camaleón tiene como intención hablar del paso del

tiempo y de aquello que se va dejando de las personas en el recorrido,

planteando la interrogante ¿dónde quedan los afectos, los gustos, las

amistades?

El trabajo para esta propuesta surgió de un taller de exploración

en el que participaron los actores Tsayamhall Esquivel, Valeria Fabbri,

Rodolfo Guerrero, Carlos Huber, Ignacio Torre y Luis Eduardo Yee,

junto con el dramaturgo Alberto Castillo, quien durante sesiones

posteriores elaboró el texto cuya versión última se presentará en el

escenario.

Al respecto, Alberto Castillo dijo que la puesta nació con alma y

surgió de un interés mutuo con el Colectivo el Arce. “En el trabajo de

laboratorio los textos se fueron construyendo a partir de lo que los

actores importaban de las propias necesidades de la dirección o de la

dramaturgia.

“Lo interesante de este trabajo creativo fue ubicarnos en este

lugar en la memoria reciente, hablar de algo que sucedió en los años

ochenta; creo que para los actores, quienes apenas iban a nacer o

tenían pocos años, es verdaderamente importante”, indicó.

Agregó que este estreno en el Cenart ofrecerá a los

espectadores jóvenes algo de lo que sucedió en aquellos años, cómo

se vivió, qué pasaba y qué se pensaba. “Esta puesta es la búsqueda

de la memoria, de dar el tiempo de saber quiénes son ellos, dónde

están viviendo, qué representan en la sociedad. La pregunta está en

los personajes, qué es más importante: los ideales o ser feliz, algo que

nos preguntamos cotidianamente”, comentó Alberto Castillo.

El actor Luis Eduardo Yee compartió que lo rico de este proyecto

es ver lo que en ese entonces y que tiempo después se repitió.

“Parece que no hay manera de ser feliz más que renunciando a los

ideales, este es el gran dilema o conflicto de los personajes”, coincidió.

La obra explora los recuerdos de un hombre exitoso,

centrándose en el terrible conflicto con los amigos entrañables de su

juventud a raíz de su participación en movimientos políticos, mismos

que pusieron en entredicho sus convicciones y sentimientos

profundos.

Please reload

  • Twitter Classic
  • Facebook Classic