Cuando los perros hablan

21st August 2021 - General - Comments -

-Periodo de Parto- 

 Todo concluido, el “bebé” está en etapa de parto y a punto de nacer. “Cuando los perros hablan” comenzó a escribirse la noche del 18 de enero de 2019. Coordinaba la cobertura gráfica de los acontecimientos de la explosión de ductos de gasolina en la población de Tlahuelilpan. Eran las 2 de la madrugada del 19 y aún continuaba en comunicación con los fotógrafos, con quienes había logrado contactar en esa zona para que me enviaran algunas imágenes, las cuales mostraban el horror en el sitio y el lamentable fin de mucha gente que, sin hacer conciencia, y sin precaución alguna, aprovechaban la oportunidad para llenar cubetas y bidones con el carburante que salía a borbotones de esos ductos que habían sido fracturados presuntamente por los llamados huachicoleros con el propósito de robar el combustible, y luego… la tragedia.

Fue el momento en el que prometí parar y dar inicio, de inmediato, al proceso de un cambio en mi actividad profesional por dos simples razones; Evitar seguir editando imágenes de gente muerta, herida, y comenzar la búsqueda de una vida diferente: explorar otros campos de la fotografía y desempolvar mis viejas inquietudes de escribir, influenciado, una vez más, por la pobreza en que se hallan millones de gentes. Se que esto último resultará harto difícil; lograr que le dispensen a uno credibilidad en las artes de las letras, pero nada es fácil en la vida. Tampoco fue nada fácil mantenerse tras un escritorio en esos largos 17 años, viendo pasar  el tiempo sin poder cubrir en campo esas grandes historias, como estaba acostumbrado. 

A partir de entonces pensé en hacer espacio, aunque fuera un par de horas, por las madrugadas, para dejar que los perros, mis perros, hablaran. Lo importante era alimentar al “embrión”, escribiendo algunas líneas cada día, hasta que definitivamente decidí abandonar mi escritorio en Efe en febrero de 2020.

“Cuando los perros hablan” ya se encuentra en etapa de “labor” y por ello quería compartirlo con ustedes y pedirles que me acompañen hasta que el “bebé” vea su primer rayito de luz en este mundo de nuevas tecnologías, pero también, enormemente convulsionado. 

  Espero tener el privilegio de contar con su apoyo, sabedores, muchos, del nerviosismo que embarga a un padre cada vez que asiste a la sala de partos para asistir emocionalmente a la esposa y ver nacer un hijo.

He de repetir que no son historias de cada una de mis coberturas en conflictos sociales u otros segmentos del quehacer periodístico, más bien es la historia de una vida, del porque y como se forjaron mis ideales y me llevaron por caminos inimaginables, en una búsqueda constante de como apoyar y dar voz a la sociedad para una mejor repartición de la justicia. Espero darles buenas noticias y que el “bebé” nació bien. 

Seguramente habrá por ahí “peros” pues no faltará quien vea que nació “tuerto” . Para mí, será algo más que el final de un proyecto: mi necesidad y sueño de escribir, hecho realidad.


Share it 

Leave a Comment
Your email address will not be published.

6 + 9 =
Previous Next
Lastest posts
Categories